Encephalitozoon cuniculi en Conejo doméstico

//Encephalitozoon cuniculi en Conejo doméstico

Encephalitozoon cuniculi en Conejo doméstico

Encefalitis en conejo

La encephalitozoonosis es una de las enfermedades más comunes en conejos domésticos a nivel mundial, aunque también puede aparecer en otras especies de mamíferos como las cobayas, perros e incluso en personas muy inmunodeprimidas.

¿CUÁL ES EL ORIGEN?

Se trata de un parásito microsporidio llamado Encephalitozoon cuniculi que produce esporas dentro de las células del organismo afectado, cuando dichas esporas cuando llegan a un número muy elevado producen la aparición de síntomas y enfermedad.

No todos los conejos afectados mostrarán signos de enfermedad, muchos de ellos quedan como portadores asintomáticos, por lo que es importante testar a nuestros animales para reconocer a los portadores y poder prevenir dicha enfermedad. Reconocer y saber diferenciar los síntomas para instaurar el tratamiento lo antes posible resulta esencial.

¿CÓMO SE ADQUIERE?

Los animales pueden ser infectados vía transplacentaria, por su madre en el momento del parto o por contacto directo con otros conejos que tengan dicho microorganismo. Las esporas son ingeridas por contacto con orina de animales infectados o incluso inhaladas.

Dichas esporas pueden aparecer en orina un mes después de la infección y ser excretadas dos meses después tras la infección, siendo muy resistentes en el medio donde viven nuestras mascotas por lo que es importante mantener una higiene adecuada.

¿CÓMO AFECTA?

Igual que otras muchas enfermedades en los animales exóticos podemos encontrar distintas presentaciones aun tratándose del mismo agente patógeno:

  • Síntomas neurológicos (suelen ser los más comunes) con disfunción vestibular, lo que incluye, ladeo de cabeza o “head tilt”, incoordinación o ataxia, nistagmo o movimientos oculares involuntarios, movimientos en círculo, rotaciones de todo el cuerpo o “rolling”, paresia o convulsiones.
  • Nefritis y afecciones renales que no cursan con sintomatología específica, en ella podemos ver polidipsia (el animal bebe mucha agua), poliuria (el animal orina mucha cantidad), anorexia, pérdida de peso, deshidratación o apatía.
  • Lesiones oculares como uveítis o abscesos que vemos como una mancha blanca en el interior del ojo.

Cualquiera de estos cuadros puede estar acompañado además de anorexia o inapetencia, apatía, letargia e incluso cambios comportamentales, por lo que debemos estar muy atentos.

Tortícolis en conejo con Encephalitozoon cuniculi (ECUN)

Ladeo de cabeza en conejo

Uveitis por Encephalitozoon cuniculi (ECUN)

Uveitis en conejo

Absceso generado por Encephalitozoon cuniculi

Absceso y uveitis en conejo

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA?

La revisión veterinaria semestral es primordial para prevenir sintomatología en cualquier afección pero si ya han aparecido los síntomas debemos actuar lo antes posible.

Encephalitozoon cuniculi produce síntomas muy parecidos a otras enfermedades como pueden ser lesiones del oído medio o interno, por lo que es indispensable una buena anamnesis y revisión general para poder recopilar el máximo de información posible que muestre nuestro conejo.

Existe una analítica específica para dicho microsporidio, con la que el laboratorio mide mediante suero sanguíneo los niveles de inmunoglobulinas G y M existentes en el organismo del animal en el momento de la extracción. Una vez obtenidos los resultados podemos observar 3 opciones:

  • Positivo en ambas: la enfermedad está activa y produciendo malestar.
  • Negativo en ambas: no ha existido contacto con el microorganismo y por supuesto ahora no está produciendo malestar.
  • Positivo en IgG, ha tenido contacto previo con el microorganismo patógeno pero ahora mismo no tiene porque ser la cauda de la enfermedad que presenta el animal.

¿TIENE TRATAMIENTO?

La respuesta es sí, pero debemos saber que el tratamiento es largo, al menos 28 días, y el parásito no desaparece nunca del organismo de nuestra mascota. A lo largo de la vida del animal el microsporidio puede permanecer aletargado o se podrá activar como consecuencia de diversos factores.

Para evitar el sobrecrecimiento de esporas intracelulares tenemos que desparasitar al animal. No se trata de la misma manera a un animal con la enfermedad activa que si la desparasitación es de manera preventiva, cada caso es especial y diferente según las necesidades del animal.

La desparasitación preventiva se realiza cada seis meses con un tratamiento administrado vía oral, calculado por peso y especie; esta es una de las razones por las que es muy importante realizar las revisiones semestrales recomendadas. En el caso de que nuestro animal presente sintomatología debemos proporcionar el  tratamiento especializado para cada individuo, estado y necesidades por lo que en consulta se recomendará el tratamiento más adecuado para vuestros conejos.

www.selvatica.es

www.veterinariosanimalesexoticos.es/clinica/veterinaria

2018-09-04T10:49:31+00:00
Share This